Hace ya algunos años (en concreto a finales de la década de los sesenta del siglo XX) triunfó en el mercado hispanoamericano una canción de Julio Iglesias que llevaba por título -La vida sigue igual-. Más allá del riesgo que puede implicar banalizar la actual situación que se vive en España podemos afirmar que, un mes más, todo continúa igual en el panorama político.

Cada vez son más los organismos internacionales que advierten de los conflictos que puede acarrear una situación de parón institucional, máxime en un contexto económico tan dinámico. Más allá del sesgo de dichas advertencias, lo cierto es que ningún observador medianamente imparcial debería dejar de contemplar con preocupación lo que está sucediendo.

Es verdad que las expectativas de crecimiento del sector GILT tienen que ser positivas en un entorno cada vez más globalizado, transnacional y abierto a la diversidad lingüística; pero no es menos cierto que la industria de globalización, internacionalización, localización y traducción de contenidos no es inmune al entorno de creciente incertidumbre en el que nos encontramos sumidos.

En Linguaserve desde hace algunos meses estamos adoptando medidas para afrontar, en las mejores condiciones posibles, lo que puede llegar a suceder en el corto y medio plazo. Reiteramos nuestra vocación de consolidar nuestras apuestas por la calidad y por la excelencia en el servicio e insistimos en la necesidad de que las empresas del entorno GILT se preparen ante el conjunto de desafíos que se advierten en el horizonte.

Si desea recibir anteriores números de nuestro boletín electrónico Contextos, por favor contacte con la siguiente dirección de correo electrónico: contextos@linguaserve.com