La vuelta de las vacaciones de verano nos trae lo que denominamos -un manto de espera-: una circunstancia que incide de manera directa sobre la realidad política pero que, al menos en lo que atañe al ámbito específico español, impacta también en las facetas económica e industrial.

No tenemos una bola de cristal para saber cuál es el futuro que depararán a España el conjunto de acontecimientos que se vienen sucediendo durante estos últimos meses; e igualmente carecemos de los elementos pertinentes para valorar en toda su extensión el conjunto de indicadores macroeconómicos que, de manera más o menos sesgada, se nos están facilitando desde muy diversos foros de opinión.

Lo que sí parece evidente es que ningún sector de actividad empresarial puede permanecer ajeno ante este clima de indefinición e incertidumbre; y desde luego la industria de globalización, localización, internacionalización y traducción no constituye ninguna excepción a esta regla general.

En cualquier caso, desde Linguaserve nos comprometemos a profundizar en nuestra apuesta estratégica que nos ha permitido consolidar nuestra posición competitiva en el sector GILT tras más de tres lustros: fomento de las nuevas tecnologías para mejorar nuestra propuesta de soluciones y nuestra gama de servicios a los clientes; cuidadosa selección de los recursos humanos y formación continuada de los mismos, así como potenciación de la calidad en nuestra estructura productiva. Con estos mimbres, aspiramos a construir el cesto de la excelencia profesional y estar preparados para el futuro.

Si desea recibir anteriores números de nuestro boletín electrónico Contextos, por favor contacte con la siguiente dirección de correo electrónico: contextos@linguaserve.com